Carlos Pauner atacará su decimotercer ochomil: Shisha Pangma

El ochomil más pequeño de los catorce techos de la tierra siempre ha estado envuelto en la discusión. El Shisha Pangma, la montaña que atacará desde el próximo lunes Carlos Pauner junto a Juanito Oiarzabal y Juanjo Garra, cuenta con dos cumbres, la principal de 8.046 metros y la central, dos metros más pequeña. Esta montaña enteramente tibetana no tiene dificultad alpinística, pero muchos se han quedado colgados a pocos metros de la cima cuando han llegado al Shisha Pangma Central. “Es lo mismo que pasa en el Aneto. Muchos se frenan en la antecima puesto que prefieren no desafiar los precipicios a ambos lados del Paso de Mahona”, dice Carlos Pauner.

Esta controversia ya sucedió en el primer ascenso al Shisha Pagnma por parte de una macroexpedición china compuesta por 200 alpinistas. El 2 de mayo de 1964 diez hombres alcanzaron la pequeña y puntiaguda cumbre y se fueron poniendo de pie en ella por turnos. “Pero muchos alpinistas occidentales mostraron su escepticismo sobre lo que contaron los chinos”, explica el volumen titulado Los techos del mundo. Todo venía a cuento por la ascensión del Everest de noche por los chinos en 1960 y de la que no se tuvo nunca testimonio fotográfico.

Hubo algunos que sostenían que los alpinistas chinos no habían llegado a la cumbre auténtica. Esto es comprensible teniendo en cuenta las controversias posteriores de montañeros que dicen haber hecho la cumbre principal cuando solo han subido la central. “Quienes llegan a la cumbre central descubren que para alcanzar una cumbre un par de metros más alta hace falta subir por una arista estrecha que a veces tiene mucha cornisa y está muy peligrosa. Superarla puede llevar varias horas, aunque hay quienes la han encontrado franca y la han subido rápidamente”, se explica en Los Techos del Mundo.

Fuente: El Periódico de Aragón